5/21/2017

Estelí, campeón irrefutable

En la despedida de dos ídolos norteños: Samuel Wilson, quien apunta a jugar con un equipo capitalino la próxima temporada y Elmer Mejía, que no seguirá jugando profesionalmente; el Real Estelí celebró su campeonato nacional número 14 y undécimo título de Clausura, tras empatar 1-1 con el Walter Ferretti, anoche en el Estadio Independencia, en el partido de vuelta de la final, haciendo rentable el 2-1 logrado la semana pasada en condición de visitante. 
Los locales iniciaron siendo más ofensivos, con la clara intención de ponerle sello a la final. Un cobro de puerta erróneo de Denis Espinoza, entregando el balón en corto a Carlos Chavarría, pudo poner adelante al equipo local cuando apenas corría el minuto 3, de no ser porque el remate del 9 norteño pasó por encima de la portería. Sin embargo, en la siguiente acción la efectividad de Galeano se hizo sentir para darle el premio del gol a los rojiblancos.
Tras saque de banda de Quijano, poniendo el balón en el corazón del área, golpeado a su vez por Carlos Membreño con un infortunado cabezazo, dejándolo suelto cerca del punto penal, Galeano aprovechó el amplio espacio que le concedió la defensa rojinegra y sacó un remate potente de derecha que rompió el marco del “Pulpo”, cuyo esfuerzo por evitar el tanto fue totalmente en vano.
El gol, que de por sí dejaba noqueado al Ferretti con un global parcial de 3-1, sacudió psicológicamente a los capitalinos, que cedieron el protagonismo al local, esperando en su propio lado del campo, para intentar salir en contragolpe. No obstante, el medio campo esteliano conservó un estricto parado táctico que deshizo cualquier cantidad de propuestas ofensivas de su rival.
Mientras Estelí atacaba, aprovechando constantemente la velocidad de Chavarría, desbordando por el sector izquierdo, los “Policías” trataban de asentarse mental y futbolísticamente. De hecho, pudieron estar abajo 2-0 antes de llegar al primer cuarto de hora, luego que “Chava” reventara el esférico en el poste izquierdo del marco que defendía Espinoza, tras quitarse la presión de dos zagueros que le permitieron pisar el área.
El ejercicio efectivo del mexicano Gregorio “Goyo” Torres, trasladando el balón desde la medular del campo, acompañándose con Franklin López, mientras los hombres de adelante se mostraban moviéndose entre líneas para desajustar a la defensa contraria, permitió a los rojiblancos ciertas libertades, que tuvieron en un par de tiros libres las ocasiones más claras para aumentar su ventaja.
Justamente los balones estacionados dieron al Ferretti algún respiro, tres ejecuciones de Bernardo Laureiro, una de las cuales complicó al guardameta Henry Maradiaga, dejando suelto el balón con la presión de tres jugadores rojinegros, pudo emparejar las acciones, pero fue hasta el minuto 45 cuando los capitalinos se hicieron notar en el marcador.

Gol que ilusiona

Cuando mejor jugaba el club esteliano y cuando más cerca estaban de liquidar la eliminatoria, el brasileño Robinson Luiz sacó a relucir su experiencia dejándose caer en el área cuando peleaba un balón dividido con su coterráneo del “Tren del Norte” José Fontes, señalando el árbitro central un penalti discutido, que finalmente transformó en gol el uruguayo Bernardo Laureiro, con un cobro potente por el centro, engañando a Maradiaga, quien se lanzó a su costado izquierdo.
El 1-1 parcial cayendo el telón del primer tiempo le daba vida a los rojinegros e ilusionaba a su fanaticada con una remontada que les permitiera forzar la tanda de penales para definir al campeón. Peor que eso para los visitantes, Estelí pudo irse al descanso con ventaja de 2-1, luego que Galeano, entrando desde el costado derecho sin marca, metiera un balón en diagonal que llegó a cortar con lo completo Jessie López, evitando que Chavarría, muy bien ubicado cerrando en el segundo poste, llegara a empujarlo al fondo de las redes.
En la segunda mitad, Ferretti se desbordó con un futbol ofensivo y consolidó su defensa con la inclusión de Allan Gutiérrez. Ejercieron presión los capitalinos en la salida del “Tren del Norte” y obligó a dividir los balones en el medio campo, provocando así cierto descontrol en la creatividad de los locales, al tiempo que aprovechaban para generar peligro por medio de Jorge García, Luiz y Danilo Zúñiga.
Aun así, el “Goyo” tuvo una clara oportunidad para marcar, tras sacar un remate desde fuera del área que obligó a Denis Espinoza a estirarse y mandar el balón al tiro de esquina (55’). Igual de clara fue la ocasión de Jorge García (70), rematando de chilena un balón dentro del área norteña, que despejó Francisco Paz ante la mirada preocupada de Maradiaga. Fueron esas las dos ocasiones más claras del segundo tiempo.
Para lo anecdótico, Samuel Wilson ingresó faltando diez minutos para que acabara el partido. Antes de que iniciara el encuentro, la fanaticada y la directiva rojiblanca le dedicó un homenaje colgando una manta gigante con la leyenda “hasta siempre negro”, en referencia a su despedida del equipo al que defendió durante más de una década. No hubo más goles y los norteños se adjudicaron el título del Clausura, el undécimo desde el 2007, celebrando, además, su campeonato nacional número 14. 
Publicar un comentario