5/29/2017

Instituto Nicaragüense de Seguridad Social pone en riesgo a enfermos crónicos

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) estaría recortando los medicamentos que entrega a los jubilados, como método para paliar su crisis financiera. LA PRENSA/ ARCHIVO
Aunque todavía se desconoce la fórmula que utilizará el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) para salvar el sistema de pensiones; al parecer la dirección del Seguro Social está sometiendo a los asegurados y jubilados a medidas de austeridad. La más sentida por la población es el recorte de medicamentos en las clínicas del INSS.
Para la especialista en Salud Pública, Ana Quirós, con estos recortes en medicinas el INSS está poniendo en riesgo la salud de las personas con enfermedades crónicas. Sin embargo, Quirós advirtió que debido a la crisis financiera que atraviesa el Seguro Social es necesario tener un riguroso control en la entrega de medicamentos.
Lea también – FMI: Nicaragua podría tener problemas serios con el INSS después de 2019
“Creo que hay que hacer una revisión (de la entrega de medicinas) porque conozco dos que tres jubilados que van a pasar consulta y regresan con una gran cantidad de medicamentos que ni utilizan. Mientras que hay cosas (medicinas) que son necesarias, son indispensables y no las están entregando. Me parece que hay un problema de racionalidad en uso, entrega y compra de medicamentos”, expresó Quirós.
A lo que se refiere esta especialista es a que durante varios años el INSS entregó a los jubilados tratamientos médicos para dos y hasta tres meses, pues así evitaba que los ancianos fuesen a pasar consultas frecuentemente. En la actualidad, sin embargo, la realidad es otra. Los jubilados van a pasar consulta, pero en las farmacias del INSS no les entregan tratamientos completos o simplemente les dicen que ya no se los darán más.

Escasez de medicinas

Mario Rivas es un jubilado que sufre insuficiencia renal crónica. En su caso, no le entregaron la leche que debe tomar de manera permanente. “Ahorita por lo menos la leche no me la dieron, hay algunas cosas que no las dan. Nos dicen: ‘Vengan dentro de 15 días’ y después venimos y todavía no hay”.
Una historia similar vivió Cintia Ramos, una asegurada con hijo con discapacidad: “Él es un niño especial y me daban la leche pero ahora dicen que no, que ya no la están dando. Entonces, yo le pregunté ¿por qué, doctora? ‘Es que el Seguro mandó eso. Ya no se les va a dar ni las pastillas que se les dan a los niños, ni la leche’, me dice. No sé qué voy a hacer ahora si esa leche es cara”.
Pero la leche no es el único tratamiento que ha recortado el INSS. El empresario farmacéutico Alberto Lacayo advierte que cada vez es mayor el número de jubilados que llegan a las farmacias privadas, con recetas de las clínicas médicas previsionales, en busca de medicamentos que antes eran cubiertos por el Seguro Social.
“Precisamente ayer (martes pasado) alguien con parkinson me dijo que no le dieron la medicina para el parkinson. Era pramipexol, de nombre comercial Mirapex. Le dijeron que ya no se la iban a dar y la levodopa carbidopa, que es otra medicina para combatir el parkinson, le dijeron que llegue hoy (miércoles) o mañana que tal vez ya la tenían”, recordó Lacayo.

Enfermos crónicos en riesgo

Para Lacayo, el INSS está recortando los medicamentos más caros a los asegurados y pensionados. Señaló, por ejemplo, que el tratamiento genérico (sin nombre comercial) para el parkinson puede costarles a los jubilados entre 4,000 y 5,000 córdobas mensuales; es decir, un monto similar a los 4,917.3 córdobas mensuales que reciben como pensión de vejez.
“El parkinson es una enfermedad que no se puede quedar sin tratamiento. Está bien la hipertensión arterial, (los medicamentos) los conseguís en las farmacias y los precios son razonables, pero un tratamiento para este tipo de enfermedad es caro. Que le digan a un paciente que ya no se lo van a seguir dando y que el otro está agotado, es un síntoma de que hay un deterioro enorme en las finanzas del Seguro”, explicó Lacayo.
En esto coincidió la especialista en Salud Pública Ana Quirós, quien advierte que no se puede dejar a los ancianos sin tratamiento: “Parte de jubilarse es por tener enfermedades crónicas. Con la edad vienen muchas enfermedades, la diabetes, la hipertensión, el parkinson… son problemas crónicos que deberían atenderse de manera sistemática. Igual la artritis y todas las enfermedades degenerativas de los huesos y de las articulaciones”.

Acciones concretas
Para los expertos consultados por LA PRENSA, el recorte de medicamentos es solamente una medida paliativa ante la crisis financiera que atraviesa el Seguro Social. Consideran que deben tomarse urgentemente acciones concretas que garanticen la sostenibilidad del INSS. Mientras tanto, la escasez de medicamentos podría agudizarse.

Medicamentos genéricos, la mejor alternativa

Los jubilados y asegurados consultados por este Diario también resintieron que los pocos medicamentos que les dan en el Seguro Social son tratamientos genéricos. Es decir, no tienen marca comercial, por lo que dudan de su procedencia y efectividad.
Ante esta inquietud, Ana Quirós manifestó que los medicamentos genéricos son la mejor alternativa para el Seguro Social, debido a la crisis financiera que atraviesa. Sin embargo, advirtió que el INSS debe tener mucho cuidado con los proveedores y recordó que la venta de medicamentos es una de las formas de lavado de dinero en Nicaragua.
“Los medicamentos genéricos son tan efectivos como los medicamentos con marca, lo que sí tiene que garantizar el INSS es que sus proveedores cumplan con la norma de calidad de esos medicamentos. Digamos que lo racional es utilizar genéricos porque hay una diferencia de precios enorme entre un genérico y uno con marca, pero el tema es la calidad”, dijo la experta.

No hay ley que regule

El experto en Seguridad Social Manuel Ruiz indicó recientemente que el INSS está recortando la entrega de algunos medicamentos y otros productos debido a la crisis económica en que se encuentra.
“Efectivamente hay un problema financiero en el INSS… Desde un punto de vista de derecho adquirido no pueden quitarle los medicamentos a un asegurado o a un pensionado, aunque no haya ley, todo lo que ha venido recibiendo se llama la Ley de Derechos Adquiridos”, manifestó Ruiz.
Además, explicó que el problema es que no existe un marco jurídico que regule cuáles son los derechos como asegurados, cuáles son los derechos como pensionados en materia de salud y cuáles son las obligaciones del INSS. “Desde 1993 hasta esta fecha no hay una ley y todo se hace discrecionalmente entre el INSS y la Empresa Médica Previsional”, señaló.
Publicar un comentario