5/06/2017

Tema del día Lluvias provocan estragos en el país

Las lluvias del jueves ocasionaron la caída del muro del estacionamiento del edificio Escala.
Casas colapsadas en Managua y Masaya, crecidas de ríos, viviendas anegadas, falta de fluido eléctrico  en Granada, calles atiborradas de basura y la interrupción del paso vehicular en Jalapa, fueron algunas de los estragos causados por la lluvia que cayó en buena parte del territorio la noche de este jueves.
Tan solo en Managua, en el lapso de dos horas, cayeron 140 milímetros de agua, mientras que en la ciudad de Chinandega en el occidente del país se registraron 144 milímetros. “Una cantidad que normalmente cae en un período de 25 días”, expresó ayer Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua.
La fuente agregó que la lluvia en la capital generó afectaciones en 469 viviendas distribuidas en 49 barrios. Del total de viviendas, 461 fueron anegadas, otras cuatro colapsaron, mientras la cantidad de personas afectadas sumó 2,345.
La precipitación  que inició a eso de las once de la noche del jueves provocó  caos en diversos puntos de Managua, de acuerdo con lo expresado por diversos usuarios de redes sociales.
También se registró la suspensión del servicio de electricidad en algunas colonias. Las zonas afectadas son amplias en Managua, desde el paso a desnivel Tiscapa, una parte del malecón, la carretera a Masaya o la Centroamérica por mencionar algunas.
Murillo agregó que algunos hospitales sufrieron anegaciones en la capital y que 31 pozos que abastecen con agua potable a barrios de la ciudad habían salido de operaciones.
Situación en Managua
El invierno entró a Managua y cayó sin piedad: fueron 140 milímetros de lluvia, en una capital cuya capacidad de sistema de drenaje solo soporta un máximo de 70 milímetros, según datos oficiales de la Alcaldía de Managua.
“Después de eso colapsan los cauces”, dijo ante el consejo municipal el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, durante uno de sus pasados informes por afectaciones de lluvias, y que ahora se vuelve a confirmar el problema que aún no ha podido superar la capital. El funcionario detalló que la estación de Tiscapa captó más de 140 milímetros de precipitación, mientras ocho reportaron 100 milímetros. 
La lluvia de anoche literalmente superó el doble de los límites que pueden soportar los canales pluviales, desbordándose sobre las calles, siendo uno de los puntos de mayor afectación un sector de comerciantes del mercado Oriental, en la zona de frutas, verduras y ferreteros, en el Novillo.
Puente de los semáforos del Salinas rebalsado por lluvia del jueves./Foto. Melvin Vargas.- Puente de los semáforos del Salinas rebalsado por lluvia del jueves./Foto. Melvin Vargas. -

Según el funcionario, las aguas principales que inundaron la zona del mercado Oriental se produjeron tras el desbordamiento de los canales y la micropresa de Tiscapa, que después de 15 años no da abasto ante los volúmenes de agua que caen dos o tres veces al año, sumado a esto vienen las carencias que tiene el sistema pluvial. 
“El sistema de drenaje ha ido quedando obsoleto. Todas esas aguas terminan en el Paseo Xolotlán donde quedó la cantidad de desperdicios. La principal causa es que todo el sistema de drenaje de la zona está taqueado por basura y ese es uno de los temas que estamos priorizando, limpiando los drenajes”, dijo Moreno, señalando que en el área se anegaron al menos 40 casas, siendo la mayor afectación de la madrugada del jueves.
Al finalizar la noche del jueves y el despunte de la medianoche, la micropresa de sedimentación Los Guachos no pudo contener las aguas, al igual que los cauces de la zona, bañando los barrios Largaespada, 19 de Julio, Santo Domingo, y parte del Rubén Darío. Aquí la corriente arrastró los canastos y tramos en la zona del Novillo.
Una de las afectadas fue Rafaela González, que perdió uno de sus canastos con 5,000 plátanos. “Aquí muchas personas perdieron su venta. Nosotros pagamos a un celador, pero estamos claros que no podía detener una docena de canastos que teníamos aquí”, dijo González.
El sistema de drenaje ha ido quedando obsoleto. Todas esas aguas terminan en el Paseo Xolotlán donde quedó la cantidad de desperdicios. La principal causa es que todo el sistema de drenaje de la zona está taqueado por basura y ese es uno de los temas que estamos priorizando, limpiando los drenajes”, Fidel Moreno, Secretario General de la Alcaldía de Managua.
Al igual que los vendedores de calle, también varias tiendas ferreteras sufrieron pérdidas, ya que desde el nivel de la calle las aguas superaron los cuarenta centímetros de altura. Además, del Novillo 1 cuadra al norte, enormes fragmentos de asfalto fueron levantados. 
Angélica Vallecillo dijo que perdió varias láminas prefabricadas y no había revisado las bolsas de cemento apiladas. En otros puntos, baterías de vehículos y repuestos quedaron bajo el agua.
Las aguas socavaron una calle adoquinada en la UNI. Foto Bismarck Picado.- Las aguas socavaron una calle adoquinada en la UNI. Foto Bismarck Picado. -

Por la mañana, el área conocida como El Malecón de Managua, compuesta por el Paseo Xolotlán y el Puerto Salvador Allende, la Plaza Juan Pablo II y el Teatro Nacional Rubén Darío, amaneció anegada, había cantidad de frutas y verduras flotando.
Según los guardas de seguridad del Paseo Xolotlán, parte del personal de limpieza logró rescatar canastos completos de plátanos, sandías, melones, naranjas, limones, cebollas, tomates, chiltomas, pipianes y mazorcas de maíz.
También pobladores de la zona resultaron beneficiados. Uno de ellos fue Marvin Artola, quien llevaba una carretilla repleta de frutas y verduras, quien dio gracias a Dios porque tenía para hacer una buena sopa y aún le sobraba para el resto de la semana.
Otros puntos con problemas menores fue el reparto Nueva Nicaragua, donde según la pobladora Jaqueline Dávila, habitante del bloque 28, dijo que a pesar que la vía del Paseo Xolotlán al puerto Salvador Allende se inundó, la colonia no sufrió daños mayores. Según el informe municipal, en este punto hubo 36 casas con anegaciones menores. En el cauce El Borbollón se acumularon aproximadamente 100 toneladas de basura que obstruían el nuevo puente, pero que fueron sacando poco a poco por la maquinaria al momento de la lluvia. 
Por otra parte, el embalse Ayapal estuvo por encima del 90% de su capacidad, sin embargo no se desbordó, sectores críticos como el barrio Santa Rosa no sufrió mayores daños, tampoco el puente sobre el cauce La Primavera, al igual que las obras de la colonia Proyecto Piloto están intactas. 
Uno de los puntos golpeados fueron los edificios La Escala, donde se derrumbó un muro, y las instalaciones del Grupo Q, donde un parqueo bajo resultó totalmente anegado. Ambos a la orilla de la micropresa Barricada.
Moreno alegó que la micropresa funcionó bien y trabajó a un 80% de su capacidad y drenó sobre el aliviadero de la misma, sin embargo consideró que fue el agua circundante lo que provocó la inundación. “Managua ha construido en muchos sitios donde no debió hacerlo, sin embargo la realidad ha impuesto una serie de construcciones. Lo que deben hacerse son las obras de ingeniería necesarias para su protección. Ellos tendrán que evaluar sus obras de ingeniería que han desarrollado o que deben desarrollar en el futuro. Este tipo de experiencias exponen la necesidad de mejor planificación y desarrollo de obras”, indicó el funcionario municipal. 
Moreno comentó que desde la madrugada del jueves se activó el Sistema de Prevención, Mitigación y Atención a Desastres de Managua para detectar las necesidades de la población y por la mañana iniciaron las labores de limpieza. Indicó que por la cantidad de sedimentos sobre las calles y el movimiento vehicular, esto se vuelve un problema por la posibilidad de accidentes, así como el levantamiento de polvo fino, tal como en las primeras horas de ayer se observó en las principales vías capitalinas.
Uno de los puntos de limpieza fue el paso a desnivel Tiscapa, cuya parte baja quedó anegada por la obstrucción de la tubería de drenaje, así que se necesitó utilizar bombas para drenar el agua y reactivar el paso antes de mediodía.
El secretario general de la Alcaldía de Managua dijo que están trabajando con El Banco Interamericano de Desarrollo para buscar soluciones en el paso a desnivel Tiscapa.
Lluvia removió adoquines en calle cerca del puente El Edén. - Lluvia removió adoquines en calle cerca del puente El Edén. -

 “Aspiramos que en el año 2018 podamos concretar este importantísimo proyecto, que es la solución en dos direcciones: nos ayudaría a eliminar las inundaciones en este sector y en segundo lugar mejoraría ambientalmente la laguna de Tiscapa”, alegó Moreno.
Entre las obras pendientes a realizar son sostener las áreas de infiltración de aguas, un anillo de protección ambiental alrededor de la ciudad que limite la entrada de las corrientes que bajan de la parte alta, mientras tanto en la zona media de Managua se necesitan obras importantes de drenaje, que permitan la evacuación de las aguas. Asimismo se trabaja en mayor planificación en la parte alta de ciudad, como parte del “Plan Maestro de Desarrollo Urbano” de la capital.
En su informe dijo que no se registraron muertes por las lluvias, los daños no fueron de consideración, por lo cual en ninguno de los 65 puntos de riesgo hubo necesidad de trasladar a pobladores, en comparación con la experiencia de otros años.
Por otra parte, en los proyectos desarrollados por la Alcaldía, no se reportan afectaciones considerables y todo se reducirá a un día o dos días de atraso en algunas áreas de las obras.

Crecimiento desordenado pasa factura

Para Víctor Campos, director ejecutivo del Centro Humboldt, la lluvia del jueves pasado ha puesto en evidencia una vez más la fragilidad de la capital.
Según el ambientalista, parte de esta fragilidad está referida a dos elementos correlacionados: el nivel de urbanización hacia el sur de la ciudad ha crecido exponencialmente y eso ha provocado que la capacidad del drenaje pluvial existente es insuficiente.
“Lo que ha estado claro es que con el nivel de  urbanización es insuficiente el drenaje urbano y que aunado a la lluvia que cayó fue muy importante en términos de cantidad, de volumen, entonces está claro que el drenaje urbano tiene una capacidad más reducida que lo que fue la demanda del jueves y eso se reflejó en el desbordamiento de algunos cauces”, expresó Campos.
En lo concerniente al crecimiento urbanístico hacia la zona sur de la ciudad, Campos precisó que las construcciones impermeabilizan los suelos y limita los procesos de infiltración.
“Entonces eso hace que el agua corra sobre la superficie con los resultados que estamos viendo en la época reciente”, afirmó.
El ambientalista sugiere que se debe hacer verdaderamente un esfuerzo por manejar de mejor manera la Cuenca Sur de la ciudad y regular el crecimiento urbanístico, además se debe ampliar la infraestructura del drenaje pluvial en el casco urbano de Managua aunque este último aspecto no es una solución definitiva.
Rampa del río Achuapa destruida por el aguacero./Foto. Leoncio Vanegas.- Rampa del río Achuapa destruida por el aguacero./Foto. Leoncio Vanegas. -

Crecida de ríos corta carretera

Por otro lado, en la zona norte del país, específicamente en el municipio de San Fernando, departamento de Nueva Segovia, las lluvias del jueves generaron la crecida del río Arrayán, lo que provocó el corte de una rampla provisional colocada en la periferia del municipio.
Otra de las rampas que fue destruida por las lluvias es la que se ubica entre el río Achuapa en San Fernando y Ocotal, en donde el puente también está en reconstrucción. En este punto, el paso es directamente por el cauce, pero el río se tornó más caudaloso con la lluvia nocturna, lo que obligó a que pasajeros del transporte intermunicipal a transbordarse en otras unidades.
La restauración de los pasos está prevista a realizarse en las próximas horas, dijo una fuente de la empresa Encose, adscrita al Ministerio de Transporte e Infraestructura, encargada de realizar la obra de infraestructura.

Cae casa en Masaya y Granada sin electricidad

Mientras en la ciudad de Masaya, las lluvias provocaron que una vivienda ubicada en el barrio Monimbó colapsara.
José Gerardo Pavón y su familia vivieron tremendo susto cuando el muro perimetral colapsó y destruyó su vivienda, ubicada de la Placita dos cuadras y media al sur.
“El techo de la casa cayó sobre mi pierna derecha, pero no pasó a más. Mientras dormíamos, de pronto se escuchó un estruendo. Aquí solo vivimos cuatro personas, siempre hemos tenido el desborde del patio aledaño a nosotros”, relató el afectado.
La Alcaldía de Masaya, a través de un comunicado, informó que las afectaciones causadas por la lluvia caída el pasado jueves en horas de la noche dejaron como resultado 119 viviendas, correspondiente a 141 familias, que constituyen 706 personas.
La comuna y las diferentes instituciones al Estado harán entrega de materiales de construcción, colchonetas, paquetes con granos básicos. Asimismo, Defensa Civil reportó que durante las cuatro horas de lluvia en Masaya cayeron 145 mililitros de agua.
En tanto, los habitantes de la ciudad de Granada despertaron ayer con el servicio de energía eléctrica interrumpido y varias calles intransitables producto de la constante lluvia que inició a la una de la madrugada y concluyó a las 9:00 a. m.
Sin embargo en la ciudad colonial las autoridades no reportan daños en viviendas ni evacuaciones en zonas propensas a derrumbes.
Casa en Monimbó colapsada por la lluvia./ Foto.Orlando Barrios.- Casa en Monimbó colapsada por la lluvia./ Foto.Orlando Barrios. -

Vigilan posibles deslizamientos de tierra en Estelí


ña de Estelí, la lluvia inició desde  las tres de la  madrugada del viernes, lo que mantiene en alerta a entidades de socorro como la Cruz Roja y los bomberos unificados.
Mario José Vega Benavides, director voluntario de la Cruz Roja esteliana, recomendó a los pobladores sobre todo quienes usan motocicletas a movilizarse con precaución, ya que cuando llueve las calles se ponen escurridizas.
A
unque hasta ahora las autoridades no reportan hechos de relevancia con las lluvias se mantienen vigilantes ante posibles deslizamientos de tierra y piedras, especialmente en la cuesta La Gavilana ubicada en el kilómetro 140 de la carretera Panamericana Norte, exactamente en el tramo que une la ciudad de Estelí con La Trinidad, ya que el martes hubo ligeros deslizamientos de tierra y  rocas.
También están atentos a otros lugares como la Cuesta La Kukamonga, situada en el kilómetro 167 de la carretera Panamericana (tramo que une las ciudades de Condega y Estelí), donde en años anteriores durante la época lluviosa se han registrado deslizamientos de tierra y rocas.
(Con información de Máximo Rugama, Orlando Barrios, Leoncio Vanegas, Katherin Chavarría).



Trabajadores municipales limpiando el puente el Dorado- Trabajadores municipales limpiando el puente el Dora
Publicar un comentario