5/01/2017

Tema del día ¿Por qué pocos piden la pensión compensatoria?

En lo que va de 2017 el titular del Juzgado Octavo de Distrito de Familia de Managua, Tomás Eduardo Cortés, no ha atendido ningún caso de divorcio que incluya solicitud de pensión compensatoria, una figura contemplada en el Código de la Familia que permite que una de las dos partes reciba una pensión para solventar el desequilibrio económico que para uno de los cónyuges puede significar el divorcio. 
Los jueces de Familia consultados coinciden en que son pocos los casos de divorcio en los que se solicita la pensión compensatoria, que está contemplada en el Artículo 177 del Código, y puede ser solicitada por cualquiera de las partes involucradas en el proceso de disolución.
“Por las características de nuestra sociedad, que es bien conservadora, generalmente se toma la tradición que la esposa o la conviviente esté en la casa. No necesitas ir a trabajar porque yo, hombre proveedor, te voy a garantizar todo, pero obviamente en el desarrollo de la relación puede haber una separación, y en ese tiempo que esta persona, llámese varón o mujer, no pudo desarrollarse de manera individual, genera dependencia y al haber la separación genera desestabilidad económica, y es ahí donde dice la ley: bueno, te vamos a compensar todo ese tiempo invertido en esta relación bajo esa circunstancia”, explica el juez Tomás Eduardo Cortés.
El judicial agregó que existen otros elementos que son tomados en cuenta para otorgar dicha prerrogativa, tales como el estado de salud del demandante, el tiempo de duración del vínculo, así como los recursos económicos que pueda tener.
“Entonces todo ese conjunto de circunstancias el juez las analiza, valora y determina la procedencia o no de la pensión compensatoria”, agregó Cortés.

¿Cuándo cabe?

El año pasado una doctora estaba divorciándose luego de dos años de matrimonio y solicitó la pensión compensatoria, no obstante, la solicitud no reunía los requisitos para ser admitida porque ella “tiene mercado laboral en donde  poder ejercer”.
“No es el mismo caso el de aquella señora de 60 años que viene y que se divorcian después de 10 hijos y con varios años en los que pasó lavando, cocinando, planchando y estando pendiente del hogar, o sea, en ese trabajo invertido sí es procedente la pensión”, señaló el  juez.
Según el Artículo 177 del Código de la Familia, un juez “podrá ordenar también una pensión compensatoria sustitutiva de la alimenticia, siempre que no exista repartición de bienes entre los cónyuges o convivientes, a fin de evitar el desequilibrio económico que para uno de los cónyuges puede significar el divorcio, en relación con la posición del otro cónyuge y un empeoramiento de la situación que tenía durante el matrimonio”.
Para determinar dicha pensión, el juez debe tomar en cuenta circunstancias tales como la edad y el estado de salud, la calificación profesional y probabilidades de acceso a un empleo, los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge. 
Se toma en cuenta también la distribución equitativa de los bienes adquiridos durante el matrimonio y si estos estuvieren inscritos de manera unilateral y si se interrumpió la instrucción profesional por el matrimonio.

¿Cómo se solicita?

La jueza Karen Gutiérrez Rivas, titular del Juzgado Décimo Primero de Distrito de Familia, explica que quien desee obtener la pensión compensatoria debe solicitarla al momento de introducir la demanda de divorcio y argumentarla bajo alguna de las 11 causales establecidas en el Artículo 177.
“Cuando vos vas a solicitar la pensión compensatoria tenés que justificar por qué, entonces eso es de lo que carecen muchas demandas y también hay personas que no saben expresar qué es lo que necesitan, aunque su necesidad sea evidente”, afirmó Gutiérrez.
La jueza solo ha atendido dos casos de este tipo. En el primero la solicitud estaba argumentada bajo el primer inciso del Artículo 177, es decir, por un acuerdo alcanzado por los cónyuges.
“Durante la audiencia inicial de divorcio conciliamos una pensión compensatoria porque tenían nueve años de casados. La muchacha solo había terminado la universidad, se había dedicado a los hijos y al cuido del hogar, no tenía experiencia para incursionar al mundo laboral, entonces le dimos una pensión compensatoria de dos años, ¿por qué dos años? Utilizamos por analogía la Ley del Seguro Social cuando te dice que la pensión de viudez a determinada edad (menor a 45 años) solo te dan por dos años”, relató  Gutiérrez.
En el segundo caso que atendió tenían también cerca de nueve años de matrimonio y la señora solicitó la pensión debido a que interrumpió su formación profesional al casarse. “Ella no me expresó que deseaba reanudarla, pero una persona para trabajar necesita un oficio y eso solo se aprende estudiando, entonces fue ahí donde le dimos la pensión compensatoria porque cuando ella conoció a la pareja dejó de estudiar, luego nació el niño”, dijo Gutiérrez.
La  judicial agregó que son muy pocas las personas que solicitan esta pensión por una enfermedad que se ha producido dentro del matrimonio, y las demás que los solicitan argumentan la edad o no tener una profesión y solo se han dedicado al cuido del hogar.

¿Cuánto?

Ambos judiciales explican que el Artículo 177 establece que la pensión compensatoria es sustitutiva de la pensión alimenticia, sin embargo en este artículo no se establece un monto a otorgar, por lo que para tasar el porcentaje se toma en cuenta lo establecido en el Artículo 324 del mismo Código y con el que se indican los porcentajes para tasar los alimentos de los hijos.
“Si lo hacés como sustitutivo a la pensión de alimentos, el Artículo 324 te habla que el máximo límite de la pensión asignada no podrá exceder el 60%, un 25% si solo es un hijo, un 35% para dos, un 50% si son tres hijos”, explicó Gutiérrez.
La pensión puede ser variable y en dependencia de las posibilidades financieras de una de las partes, el número de hijos en común, entre otros elementos. En este sentido dicho artículo establece en el inciso E que “cuando reclamen alimentos personas distintas a los hijos o hijas, se estipulará un diez por ciento de los ingresos netos adicional, respetando el orden de prelación establecido en el presente Código”.
El Artículo 177 en su parte final establece que la pensión compensatoria cesará únicamente por tres razones: “Cuando la o el cónyuge favorecido contraiga nuevo matrimonio, establezca una unión de hecho estable con otra persona o llegare a tener medios económicos para su sustentación”.
Publicar un comentario