6/15/2017

Brincos, poses y adrelina en la cima del Cerro Negro

A 720 metros de altura es posible hacer algo más que admirar el paisaje. Como lo muestran estas fotografías, los turistas aprovechan al llegar a la cima del volcán Cerro Negro para brincar, meditar y hasta para hacer poses de yoga.
Antes de empezar a subir por senderos debidamente identificados, los guías entregan un bolso que contiene elementos de protección que serán usados al momento de deslizarse: lentes de protección, un traje overol, guantes y también la tabla.
La caminata para llegar hasta la cima del volcán dura aproximadamente una hora.
El Cerro Negro es un volcán de arena negra que se eleva 720 metros sobre el nivel del mar y está ubicado en el departamento de León. Según datos del Instituto Nicaragüense de Turismo la aventura del volcano boarding o sandboarding  la realizan al año unos 60,000 osados turistas, en su mayoría extranjeros.
Una de las touroperadora que ofrece el servicio de llevar a los turistas hasta el volcán, el de guía y el de proporcionar los elementos de protección es Volcano Day, quienes según José Poveda ofrecen el 40% de descuentos para turistas nacionales.

Una dosis de aventura y sol

Los turistas que se encuentran en buenas condiciones físicas ascienden hasta la cima en media hora, sin embargo en promedio las personas que escalan el volcán lo hacen en entre 50 minutos y una hora y media. 
Son pocos los que deciden regresarse cuando están ascendiendo. Algunas personas suben también con sus niños menores de 12 años.  A mitad del camino está la parte más complicada: unos 50 metros empinados y rocosos. 

Gritos, brincos y alegría.

Bajo el el sol abrasante típico de León estas turistas europeas y estadounidenses deciden posar para la lente de Melvin Vargas, también autor de la web Viajeros Nicaragua. 

Aquí, el clic para la foto

Este es un sitio de descanso antes de llegar a la cima en la que los turistas aprovechan para jugar en la roca y tomarse fotografías.

En la cumbre

Algunas de las touroperadores ofrecen un paquete de fotografías como parte de los servicios. El guía les sugiere algunas poses, como esta de la gráfica. 

Aire y energía

Al fondo está uno de los cráteres del Cerro Negro. Aquí una pareja de turistas que decidió salir de lo rutinario. El joven finge sufrir por el poder que ella le lanza. 

Al final: la proeza de bajar sobre una tabla 

Este es el punto de salida para deslizarse. Esta turista practica antes de hacerlo. Un guía le explica y luego le dará la orden para que lo haga. Usualmente bajar dura menos de cinco minutos. Hay quienes bajando agarran velocidades superiores a los 60 km/h. 
Publicar un comentario