El personal del Hospital Bertha Calderón celebró a los padres en su día, brindando un obsequio simbólico y permitiéndoles que cargaran en sus brazos a sus hijos durante las primeras horas de nacimiento, siendo este un momento emotivo e inolvidable.
“En este día estamos celebrando al Padre nicaragüense, permitiendo que ellos ingresen a las salas de maternidad acompañando a sus esposas durante el nacimiento de sus hijos. Muchos de los padres acá presente son jóvenes que por primera vez viven esta experiencia y es bonito ver a la familia unida, compartiendo la responsabilidad que hoy inician”, expresó la doctora Carmen Cruz, Directora del Hospital.
La iniciativa del hospital se enmarca en la idea de propiciar el vínculo entre padres e hijos, lo cual es fundamental desde el punto de vista emocional, tomando en cuenta que los primeros contactos estimulan el crecimiento del niño.
“Es importante involucrar al padre no solo en la parte económica, sino en la parte emocional, pues influye en el crecimiento del bebé, asimismo ese acompañamiento del padre ayuda a la madre, quien luego del parto requiere de afecto”, añadió Cruz.
De manera simbólica, se les entregó un pequeño obsequio a los padres, quienes manifestaron su agradecimiento y la emoción de poder conocer a sus pequeños con quienes hoy inician una nueva etapa de vida.
“Me siento feliz al lado de mi esposa y de mi hijo, esta es una experiencia muy hermosa que nos impulsa a seguir adelante y ser un buen padre, dándole amor, educación y la verdad es que este día no lo vamos a olvidar porque un hijo es una gran bendición que nos está cambiando la vida”, expresó Pablo Sosa.
“Es mi primera hija y considero que es el mejor regalo que he recibido en toda mi vida, mi reto ahora es ser responsable, cuidar a mi niña y tratar de ser su más grande ejemplo. Ahora sé lo mucho que cuestan los hijos y por eso me siento comprometido a estar siempre a su lado”, manifestó Enrique Ramírez.