7/03/2017

“El agroturismo transforma al turista en agricultor”

Róger Solórzano ha sido conferencista de la Organización Mundial de Turismo (OMT)
Las fincas agropecuarias de Nicaragua tienen el potencial para convertirse en santuarios vivenciales para los turistas que buscan desconectarse de las urbes. Eso es lo que ha planteado el experto en turismo y presidente del portal web de turismo Vianica, Róger Solórzano, quien señala que “el potencial del agroturismo en el país es enorme”.  
El experto impartió la conferencia “Las promesas reales del agroturismo” durante el reciente Congreso Nacional Agropecuario. Allí, ante finqueros de diversos puntos del país, dijo que los sitios con mayor potencial son las montañas del norte de Nicaragua, las reservas de biósfera Ometepe y Río San Juan y las haciendas de la región central.
¿Cuánto potencial tiene el agroturismo en Nicaragua? 
Es un potencial extraordinario. Se trata de adicionar a los ingresos que se logran por la producción agropecuaria, un ingreso fresco, directo y constante, que permite desde ya a muchos productores agropecuarios montos refrescantes. Las fincas que han apostado al turismo son exitosas. La hacienda Hamonia, en el cerro El Arenal, Matagalpa, es muy poco conocida. Pero Selva Negra, el hotel de montaña impulsado desde hace más de dos décadas, es un sitio que cuenta con una de las marcas turísticas con mayor reconocimiento en el país. Ahora hay en el país varias decenas de fincas que ofrecen estancias por un solo día o pernoctación, en cabañas que pueden ser modestas, razonablemente cómodas o muy confortables. Nicaragua es el país más agrícola de Centroamérica, líder en producción de leche y de carne, muy competitivo en café, cacao, maní y granos básicos. Eso nos permite afirmar, sin temor a equivocarnos, que el potencial es enorme.
¿En qué zonas del país ve mayor potencial? 
Un estudio de mercado realizado en 2016 por Vianica y Maximagen, junto a dos asociaciones empresariales, reveló que el turista busca el mayor aislamiento posible, el mayor distanciamiento de las realidades urbanas, que son las zonas de donde salen más turistas. Los sitios que logran dar esa sensación son las montañas del norte de Nicaragua, las reservas de biósfera Ometepe y Río San Juan, además de las haciendas de la región central, donde todavía no se han dado pasos sustantivos. Las cordilleras montañosas, al igual que la cadena volcánica del Pacífico, dan lugar a esas fincas que te sacan del estrés. Pero realmente esto no responde a una zona geográfica, sino a la capacidad de los dueños de las fincas de abrirse a un servicio hacia los turistas. 
¿Cuál es el concepto de agroturismo? 
En términos generales, el turismo es la escapada de las personas de su sitio de residencia, en busca de espacios diferentes, donde quieren vivir una experiencia diferente y satisfactoria, donde además pernoctan. La pernoctación se puede dar en un hotel de montaña o en una de ciudades cercanas a las fincas. Pero la experiencia agropecuaria se logra al hacer una inmersión en la vida del agricultor. No se trata solamente de los paisajes bellos, sino de entrarle a los surcos productivos, a la vaca lechera y sus adorables terneros, a la cosecha de productos, a la manipulación de estos, de forma manual o mecánica, a la vida del campo. La relación con la fauna, la flora y los frutos te transforman. Y cuando esto se puede hacer de forma divertida, entonces hacemos una oferta difícil de rechazar. Esa convivencia que convierte un simple palmeo de masa para tortillas en una extraordinaria experiencia es lo que diferencia al agroturismo de la experiencia recreativa del turismo de ciudad o del turismo de playa, que son los tradicionales. El agroturismo transforma en agricultor al turista, por uno o varios días, pero además lo lleva a tener una mayor conciencia sobre el valor inmenso de los suelos y la protección del medioambiente. El agroturismo se vincula estrechamente al ecoturismo.
¿De qué experiencias estamos hablando? 
Podemos mencionar varias fincas que dejaron de ser la finca cerrada del agricultor y transformaron al propietario en un ser socialmente muy relacionado. Eddy Khül fortaleció su relación social con la experiencia de Selva Negra, en Matagalpa. La familia Duriaux Chavarría decidió abrirse al turismo en su finca El Jaguar, en Jinotega, y se transformaron en verdaderos mojones del aviturismo en el país y otras naciones de Centroamérica. Nadie recuerda el nombre de finca de la familia Rivera, en la isla de Ometepe, pero el hotel Charco Verde, la reserva natural y sus senderos, el inmenso mariposario y la vecindad con un canopy, una leyenda y un par de museos han transformado la vida de los herederos. 
¿Qué se necesita para desarrollar esta actividad? 
Lo primero está en la actitud del agricultor. Debe abrir su mente al servicio y entender que la razón de ser es la satisfacción del cliente, que está allí, presente en su lugar. Ya no es el cliente remoto, de quien no sabe si le gustó el pipián, el café o la lechuga. Es el cliente que llega a tu espacio íntimo y disfruta o rechaza tus servicios frente a vos o frente a tu personal de contacto. Lo segundo es asumir que la experiencia por la que el turista llega debe ser satisfactoria. Por ello, la calidad del servicio debe ser una práctica irrenunciable y la razón de ser del nuevo negocio. Lo tercero es tener claro que no se trata de abrir toda la finca a los turistas. Solo se necesita un segmento de interacción, el resto sigue siendo una finca productiva, porque debemos tener claro que a una finca fracasada o inactiva nadie la quiere visitar. Cada finca es un perfil diferente y para ello hay especialistas en el tema, para posibilitar que los agricultores puedan dar el paso, según sus recursos y su intención de hacer agroturismo. Y algo determinante a tener en cuenta es que no se debe pensar en agroturismo como una alternativa para cuando mi producto agropecuario enfrenta crisis. Esto es algo que se debe sostener en todo momento, para lograr un espacio en el mercado.
Ahora hablemos del portal que usted maneja, Vianica, ¿cuánto ha crecido?
Hemos crecido inmensamente. En los últimos dos años se registran más de  millón y medio de usuarios, que nos leen desde diversas partes del mundo, en dos idiomas y reclamando cada vez más sobre la Nicaragua turística. Hace once años nacimos con la misión de ser un referente de la Nicaragua turística y ahora lo somos indiscutiblemente. En el buscador de Google figuramos de forma frecuente como líderes en diversos temas y sin pagar publicidad. Esto obedece a una perfecta gestión de contenidos, que ha estado bajo el estoico liderazgo del máster en comunicación Róger Solórzano Canales, mi hijo mayor y socio gerente del portal. Desde que nacimos tuvimos la loca idea de abrir la oportunidad para que los empresarios de todo tamaño pudiesen recibir reservaciones y pagos de sus servicios por medios digitales. 
¿Cómo funciona el portal?
El sistema de Vianica es propio, creado por el especialista y socio Paul Hoekman. No es fácil hacer que la tecnología responda a la visión detallada del negocio. Pero ha sido posible y en un quinquenio hemos recibido reservaciones y pagos desde los cinco continentes del mundo sin error. Hay gente que ha reservado servicios por montos de dos mil dólares y hay quien ha reservado un modesto tour de cinco dólares. Vianica es un mecanismo de comercio justo, altamente inclusivo, que permite a la industria turística nacional competir con herramientas del primer mundo. Así nos lo reconoció Canatur, a la cual pertenecemos.
¿Qué información encuentra uno en la página? 
Todo sobre la Nicaragua turística. Alguna vez el The New York Time, para salir del reto de explicar nuestro sistema de direcciones, nos refirió, porque somos los que mejor lo explicamos esto. Igualmente nos ha referido Lonely Planet y otros medios de relevancia. En Vianica se muestran las ofertas de hoteles, restaurantes, turoperadores, transporte, la calidad de las carreteras, pero también hablamos de la comida típica, de las razas, de las festividades, de casi todo. Contamos con más de cinco mil páginas de contenidos diversos sobre Nicaragua en idioma inglés y su versión en castellano. Según la analítica de Google, hay cerca de cien mil palabras diferentes por medio de las cuales se ha llegado a Vianica.
¿Qué logros han alcanzado hasta la fecha?
El primero y muy sustantivo es ser la referencia del turismo en Nicaragua. Millón y medio de usuarios, con un Facebook con más de cuarenta y un mil fans y Twitter con más de diecisiete mil seguidores, sin pagarles para lograr ese posicionamiento, son cifras que hablan por nosotros. Canatur nos reconoció como el web de más impacto en la industria turística nacional y ganamos varios concursos de calidad en la web. El segundo logro es poder transferir ese posicionamiento a las empresas de todo tamaño que están con nosotros. Esos proveedores de servicios creen en nuestro trabajo y usan esta ventanilla de promoción para su oferta. El tercero fue ser pioneros en las reservaciones y transacciones online, cuando estas eran un sueño para nosotros y un alto riesgo para la banca. Hoy se cree más en el comercio electrónico y en parte se debe a que nosotros pujamos con perseverancia y solidez técnica para que este sueño sea posible en Nicaragua.
¿Por qué es importante para las empresas turísticas estar en la web?
Dicen los expertos internacionales que si no estás en la web, vas a desaparecer. Muchos no tienen capacidad de pagar el servicio por una web propia, pero nos da gusto que algunas pymes están en la llamada “webosfera” porque están en Vianica.com. Los celulares inteligentes, las tabletas y las computadoras son el nuevo mecanismo para compartir, recomendar y publicitar los servicios de las empresas, y la tendencia es de un crecimiento muy acelerado.
¿Qué metas tienen con Vianica?
Vamos a ser desarrolladores del turismo, buscando como crear condiciones competitivas del servicio en cada destino. Yo soy un especialista en turismo y la empresa ha decidido que ayudemos a los destinos y a las empresas para tener más calidad. Las empresas que están con Vianica tendrán nuevas oportunidades y los turistas van a disfrutar de ello y pagarán con gusto. Vianica es un modelo abierto a toda la gama de negocios turísticos. No responde a un solo segmento, no es la web de una sola cadena de empresas o un solo tipo. Este es un modelo que quisiéramos exportar, porque provoca inclusividad económica y edifica mayor competitividad.
Publicar un comentario