7/03/2017

Nicaragua y Costa Rica continúan disputa limítrofe marítima

Mañana inician ambos países la fase final del litigio marítimo ante la CIJ.
Un nuevo capítulo en la disputa limítrofe marítima entre Nicaragua y Costa Rica comenzará a desarrollarse a partir de mañana, cuando ambas naciones presenten sus alegatos finales ante la Corte Interamericana de Justicia (CIJ) de la Haya, en Holanda.
Entre el 3 y el 13 de julio, delegados de cada país presentarán sus puntos de vista sobre cómo deben ser trazados los límites marítimos tanto en el mar Caribe como en el océano Pacífico.
Al respecto, el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, externó a sus pares centroamericanos, durante la reunión del Sistema de Integración Centroamericano desarrollada esta semana en San José, que “tengo las más altas expectativas, Costa Rica tiene un caso sólido en el tema de sus límites fronterizos marítimos con Nicaragua, tanto en el Pacífico como en el mar Caribe”.
Su canciller, Manuel González, indicó que a la definición de los límites marítimos se acumuló un reclamo costarricense sobre la ubicación de un nuevo puesto militar nicaragüense en la playa de la fronteriza isla Calero, lo cual también será visto en las audiencias.
La CIJ se pronunció en 2015 sobre una disputa entre los dos países sobre el pequeño territorio fronterizo conocido como isla Calera (Harbour Head en Nicaragua), al reconocer que pertenece a Costa Rica.
También ordenó a Nicaragua compensar a su vecino del sur por daños causados en el humedal de isla Calero, pero los países no se pusieron de acuerdo en el monto, por lo que Costa Rica recurrió nuevamente a la CIJ para definir el valor, aunque eso no será discutido en las próximas audiencias.

Obtener un resultado equilibrado en el Pacífico

Sobre este nuevo proceso de argumentaciones ante la CIJ, el especialista en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia considera que la Corte al final de este proceso emitirá una resolución equilibrada para delimitar los límites marítimos tanto en  el océano Pacífico como en el mar Caribe.
“La posición de Nicaragua en el Pacífico está muy bien sustentada, porque se basa en el criterio de una delimitación vía equidad que es el gran principio que ha sido acogido por la jurisprudencia de la CIJ. En ese sentido Costa Rica se va un poco más en la línea de la equidistancia y eso no produce un resultado justo”, señaló Herdocia.
El experto agregó que “Costa Rica pretende dar un efecto desmedido a ciertos accidentes geográficos que desviarían inapropiadamente la frontera marítima en el Pacífico, de ahí que es fundamental hacer prevalecer el principio de equidad, porque con este las dos partes salen ganando, ya que  la Corte hace un reparto proporcional y justo de los espacios marítimos a partir de la dirección general de las costas y eso permite que haya un resultado que satisfaga a ambos países”.

Definir adecuadamente el Caribe

La preocupación de Nicaragua es especialmente la definición en el Caribe, donde el Gobierno ha dicho que el vecino del sur quiere cambiar el punto de partida de la línea fronteriza.
El jurista Herdocia señaló que Nicaragua ha argumentado la idea de que el tratado Fernández-Facio, suscrito en 1977, entre Costa Rica y Colombia, fijó la retención máxima de Costa Rica en el mar Caribe.
“Aquí el punto de divergencia es que Nicaragua sostiene que el punto de inicio de la frontera con Costa Rica es en la extremidad de Punta de Castilla, mientras que Costa Rica está pretendiendo que sea un punto situado varios kilómetros más al Oeste, pretendiendo así lograr un punto de inicio de la delimitación marítima que le garantice una mayor proyección de espacios marítimos en el Caribe”, explicó Herdocia.
En este sentido el jurista recordó que el Laudo Cleveland de 1888, (laudos arbitrales firmados por el presidente de Estados Unidos Grover Cleveland) y las actas Alexander de 1887 y 1901 establecieron el punto final de la frontera marítima entre ambas naciones.
“Las actas son claras en establecer que el punto final entre la frontera Costa Rica-Nicaragua es la extremidad de Punta de Castilla, que está situada en la margen derecha extrema de la laguna nicaragüense de Harbour Head, ese debe ser el punto. El otro tema que la corte va a dilucidar es el relacionado a determinar a quién le pertenece la franja de arena que separa el mar Caribe de Isla de Portillo. Nicaragua ha sostenido que esa franja le ha pertenecido siempre y que los mapas así lo demuestran y Costa Rica sostiene por el contrario que esa porción le pertenece, pero ahí la idea de Costa Rica es que puede ocupar esa franja para aprovechar la proyección de sus espacios marítimos”, dijo Herdocia.
Al respecto, el canciller costarricense señaló que la definición del límite marítimo en el Caribe es complejo porque involucra a un gran número de países que coinciden en el espacio de 200 millas de mar territorial que el país reconoce. Su mayor preocupación es con los límites en el Pacífico.
“El Pacífico es más sensible porque Costa Rica es diez veces más grande en el Pacífico que en nuestra masa continental”, señaló el canciller.
González dijo esperar un fallo de la CIJ entre fines de 2017 y comienzos de 2018, aunque adelantó que “no hay triunfalismo, lo vemos con total respeto por la Corte, que es la que deberá emitir la resolución, pero nos sentimos cómodos con la posición jurídica que Costa Rica ha defendido”.
Destacado. La preocupación de Nicaragua es especialmente la definición en el Caribe, donde el Gobierno ha dicho que el vecino del sur quiere cambiar el punto de partida de la línea fronteriza.
Publicar un comentario